Las tarjetas revolving son aquellos productos de financiación y pago que se caracterizan por permitir la devolución del crédito de forma aplazada.

Sin embargo, aunque parezcan una alternativa muy atractiva, la verdad es que tienen un punto negativo: los intereses. Por esta razón, el Tribunal Supremo declaró que, si dichos intereses superan el tipo medio reflejado por el Banco de España, se reconocía como usura.

Para que conozcas más acerca del tema, te explicaremos en detalle todo lo que implican este tipo de tarjetas; desde su funcionamiento, hasta el proceso de reclamación.
reclamar tarjetas revolving

Qué son las tarjetas revolving y cómo funcionan?

Son un tipo de tarjetas que nos permiten pagar por compras a plazos, independientemente de que se disponga o no de fondos en la cuenta asociada.

Su diferencia con las tarjetas de crédito radica en que tenemos la posibilidad de aplazar la devolución del dinero. De esta forma, en lugar de pagar en la fecha de liquidación, funciona como si se tratase de un crédito al consumo.

Seguidamente, se aplican los intereses remuneratorios correspondientes, los cuales en muchos casos suelen ser muy elevados.

Como consecuencia, se produce una espiral de endeudamiento que afecta a una gran cantidad de usuarios, y a los cuales les resulta muy difícil salir.

Ahora bien, existen dos alternativas para devolver el saldo dispuesto del crédito en las tarjetas revolving:

  1. Pagando una cuota fija mensual: Deberemos abonar la cantidad establecida cada mes hasta saldar completamente la deuda. Al momento de realizar el contrato se aplica una horquilla de pagos mínimos y máximos.
  2. Abonando un porcentaje fijo del saldo deudor: Este es pagado cada mes, y suele aplicarse un mínimo que ronda el 5% y un máximo que tiende a oscilar el 25%. Es decir, si hemos seleccionado un porcentaje de 25%, implicará la devolución del 25% de la deuda que esté acumulada hasta esa fecha.

Cabe mencionar que las tarjetas revolving también admiten la devolución de la totalidad del crédito a mes vencido. Bajo estos términos funcionan como una tarjeta de crédito normal, por lo que no devenga intereses.

Sin embargo, por dicha razón, no es una opción muy promocionada por los bancos, así que intentan que el plazo se prolongue para cobrar los intereses. Éstos pueden ser reducidos (e incluso inexistentes), dependiendo de lo estipulado en el contrato.

En definitiva, se trata de un instrumento de pago flexible que nos permite disponer de fondos adicionales y restituirlos poco a poco pagando un porcentaje de interés.

No obstante, también son instrumentos financieros complejos, por lo que es necesario utilizarlos de forma adecuada y comprender todo lo que implican. De no hacerlo, puede aumentar rápidamente nuestro volumen de endeudamiento.

Incluso, en casos extremos y, de no tomarse medidas a tiempo, pueden llevar a los consumidores a la insolvencia.

tarjetas revolving

¿Cuáles son los Riesgos de las Tarjetas Revolving?

En esencia, el principal problema de este tipo de productos es su atractiva oferta libre de costes y comisiones, que van de la mano con cuotas muy asequibles.

Sin embargo, existen varias desventajas que explicamos a continuación:

  • Incluyen altas tasas de interés: Se trata de su riesgo principal, pues muchas veces son superiores al 25% TAE (tasa anual equivalente).

Justamente esta es la razón que ha llevado a las tarjetas revolving a ser consideradas créditos usurarios. Por lo tanto, bajo esta condición, pueden reclamarse a través de la aplicación de la Ley de Usura de 1908 (Ley de Azcaráte)

  • Promueven el consumo irresponsable: En muchos casos, los usuarios hacen un uso imprudente, tomando en cuenta que cada dinero devuelto se convierte en una cuota disponible para un nuevo préstamo.

Asimismo, considerando que no se devuelve la totalidad del saldo con cada abono, siempre resta un remanente deudor que continúa generando intereses.

Por lo tanto, ante una tasa de interés muy baja, el pago total de la deuda se demora muchos meses, durante los cuales se abonan intereses conjuntamente.

El resultado de esto es una espiral de endeudamiento donde, prácticamente se pagan solo los intereses y la deuda apenas disminuye.

  • Comisiones cobradas por el banco por exceder el límite de crédito solicitado: Si utilizamos un cantidad superior al establecido, tendremos que enfrentar una costosa penalización. Esto, aunado a la deuda original, termina aumentando notablemente el dinero final a pagar.
  • Los intereses aumentan por incumplimiento de abono: En este caso, el aumento no es mínimo, sino que el interés puede incrementarse al punto de generar una deuda interminable al consumidor.

Aspectos a Considerar para Reclamar las Tarjetas Revolving

El primer paso es determinar cuándo reclamar por la tarjeta revolving. En este caso, deberemos tener en cuenta que no hay un tipo de interés fijo marcado para calificar estos préstamos como usureros.

Sin embargo, el Tribunal Supremo menciona que el dato de referencia a usar para comprobarlo es el interés medio de las tarjetas de crédito (19,67% según el Banco de España).

De esta forma, si el interés a pagar es del 25% no debería haber dudas para formular el reclamo.

Por otro lado, si te preguntas qué se puede reclamar por la tarjeta revolving, la respuesta será en función del total que pagaste.

En caso de que hayas abonado más de lo que solicitaste o gastaste con la tarjeta (entre intereses y capital), puedes reclamar la devolución del exceso de intereses y capital pagados y la nulidad del contrato.

Incluso, es posible pedir la devolución de las comisiones y el seguro que te hayan cobrado por la tarjeta (de haberlos).Si tu situación es que aún no has pagado la totalidad del dinero, tienes la posibilidad de solicitar la nulidad del contrato, así como la devolución de los intereses excesivos que has abonado hasta el momento.

Sin embargo, en este último caso deberás devolver el dinero que te haya prestado la entidad bancaria sumando unos intereses razonables.

abogado tarjeta revolving

Procedimientos para Reclamar por la Tarjeta Revolving

A continuación, te indicamos cuáles son los pasos a seguir para que logres hacer un reclamo exitoso:

Reclamación Extrajudicial a la Entidad Bancaria

Consiste en solicitar la nulidad del contrato junto a la devolución de los intereses. Esto debes hacerlo basándote en la sentencia del Tribunal Supremo que considera usurarios las tasas de interés de la tarjeta y la Ley de 23 de Julio de 1908 contra la usura.

La carta de reclamación por los intereses indebidos de la tarjeta puedes enviarla al banco o simplemente llevarla personalmente. Al recibirla, la entidad de crédito tendrá un límite de 2 meses para dar una respuesta.

Si admite que tienes razón o te propone una alternativa de solución razonable, habrás logrado tu objetivo. Sin embargo, de no ser así, te contamos enseguida qué deberás hacer.

Reclamación Judicial

Si no hay posibilidades de alcanzar un acuerdo por vía extrajudicial con el banco, es momento de acudir a los tribunales. Para este tipo de situaciones existe una jurisprudencia sólida que respalda al consumidor.

Por lo tanto, las posibilidades de éxito en los reclamos judiciales por estos productos financieros son elevadas.

Al ser admitida a trámite la demanda (proceso que puede superar los 6 meses de espera, dependiendo de cada caso), se celebrará un juicio ordinario para poco tiempo después notificar la sentencia.

En este proceso sí es necesario disponer de un procurador y un abogado especialista que diseñará la estrategia procesal más efectiva para tu caso. Por lo tanto, contar con verdaderos expertos es esencial para culminar exitosamente el procedimiento.

En AbogadosTenerifeSur.es ya hemos resuelto varias irregularidades con las tarjetas revolving sin tener que llegar a la vía judicial. Si consideras que estás pagando por tu tarjeta de crédito unos intereses abusivos, puedes ponerte en contacto con nosotros y te asesoraremos.

Call Now Button